Darius Sasnauskas presenció el nacimiento de dos ciervos en el patio trasero de su casa, cerca del Parque Nacional de Yellowstone (EE.UU). Pero, uno de los cervatillos fue herido y su familia lo dejó atrás porque este no podía seguirlos.

Con este motivo, Darius se compadeció del cervatillo que quedó a merced de los depredadores que merodeaban por la zona (osos, por ejemplo). Así que lo llevó a su casa, lo curó y cuando lo soltó en libertad el ciervo regresaba. Aunque, finalmente, una tarde ya se reunió con su familia.

Si te ha gustado este vídeo no te pierdas “Un ciervo se tropezó con un perro ¡no te pierdas lo que pasó!“.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here